NUEVO GOBIERNO, NUEVA EDUCACIÓN

Salud Magón.

He recibido tus nuevas con preocupación, y veo ya sin asombro que cada vez que un nuevo consejo de Sufetes accede al gobierno de nuestra desdichada Cartago, lo primero que hacen es, aparte de arruinar a nuestra amada tierra en prebendas a sus acólitos,  es hacer una nueva Ley de Educación y así llevamos ni se sabe,  aparte desde que la forma de gobierno que los griegos denominan Democracia llegó a Cartago.

Estos mismos políticos que han pervertido a nuestra joven democracia, nos quieren educar a su manera. Los Sátrapas, utilizaré el término persa, de nuestras provincias hispanas imponen una forma descabellada de educación a nuestros jóvenes, cada uno con una forma de estudiar diferente de unos a otros según donde habites.

Tanta diversidad es un galimatías que ni yo entiendo, ya lo dicen los bárbaros: “Divide y vencerás” y eso es lo que parece que anhelan estos gobernantes que parecen que quieren sumir en el más absoluto caos a Cartago y eso sin duda beneficia a nuestros enemigos los romanos. Hay veces que respeto más a nuestros enemigos que a nuestros gobernantes. No hay un término medio entre todas las facciones de nuestros Consejo, no pueden llegar a un entendimiento y ceder todos en sus posiciones y dotarnos de una Lex  Educatio, que sea para todos igual, independientemente de donde estudien.

El egoísmo encizaña los corazones de nuestros políticos, sólo ensimismados, sumidos en sus luchas  y queriendo demostrar que ellos son mejores que los otros, y por mucho que una facción u otra nos gobierne, son todos iguales.

El pueblo es el arma con el que fustigar al enemigo, nos enfrentan a unos con otros sólo por demostrar que ellos, los que ganan, son mejores que los otros.  ¿Tan diferentes somos todos los cartagineses?  ¿No tenemos nada en común unos con otros?  ¿Tantos siglos de convivencia no nos han enseñado nada?

Tantas preguntas sin respuesta me asustan mi querido Magón. Parece como si nuestro gran Moloch Baal, nos hubiera abandonado a nuestra suerte. La envidia, el rencor y el resentimiento estrangulan a nuestra tierra. Incluso cuando el Terror y el Caos nos atacan, parece que nunca nos ponemos de acuerdo.

Mi corazón llora amargamente por nuestra infeliz Cartago, mi querido hermano. Tal vez, algún día los dioses iluminen a nuestro Consejo de Ancianos y tenga la ocurrencia de dotarnos de una nueva Ley de Educación donde la cultura y el saber desbanquen a la política de nuestras escuelas, donde independientemente de donde vivas tengas unos estudios que te den oportunidades de mejorar como persona y  para el engrandecimiento de Cartago, no de la tribu que te vio nacer, sólo esto nos salvará de esta aguda crisis de valores ciudadanos y de saber, y  que hará que nuestros jóvenes se esfuercen en ser mejores.

Ruego a Moloch Baal que ilumine a nuestros políticos, y que les haga encontrar ese punto donde nadie pierde y todos ganamos. Ya que parece que de los griegos sólo hemos aprendido el griego y no el significado de Democracia.

Sigue vigilante Magón y escríbeme pronto, esperaré con impaciencia tus buenas nuevas.

Tu hermano,

Aníbal

NUEVO GOBIERNO, NUEVA EDUCACIÓN

Salud Magón.

He recibido tus nuevas con preocupación, y veo ya sin asombro que cada vez que un nuevo consejo de Sufetes accede al gobierno de nuestra desdichada Cartago, lo primero que hacen es, aparte de arruinar a nuestra amada tierra en prebendas a sus acólitos,  es hacer una nueva Ley de Educación y así llevamos ni se sabe,  aparte desde que la forma de gobierno que los griegos denominan Democracia llegó a Cartago.

Estos mismos políticos que han pervertido a nuestra joven democracia, nos quieren educar a su manera. Los Sátrapas, utilizaré el término persa, de nuestras provincias hispanas imponen una forma descabellada de educación a nuestros jóvenes, cada uno con una forma de estudiar diferente de unos a otros según donde habites.

Tanta diversidad es un galimatías que ni yo entiendo, ya lo dicen los bárbaros: “Divide y vencerás” y eso es lo que parece que anhelan estos gobernantes que parecen que quieren sumir en el más absoluto caos a Cartago y eso sin duda beneficia a nuestros enemigos los romanos. Hay veces que respeto más a nuestros enemigos que a nuestros gobernantes. No hay un término medio entre todas las facciones de nuestros Consejo, no pueden llegar a un entendimiento y ceder todos en sus posiciones y dotarnos de una Lex  Educatio, que sea para todos igual, independientemente de donde estudien.

El egoísmo encizaña los corazones de nuestros políticos, sólo ensimismados, sumidos en sus luchas  y queriendo demostrar que ellos son mejores que los otros, y por mucho que una facción u otra nos gobierne, son todos iguales.

El pueblo es el arma con el que fustigar al enemigo, nos enfrentan a unos con otros sólo por demostrar que ellos, los que ganan, son mejores que los otros.  ¿Tan diferentes somos todos los cartagineses?  ¿No tenemos nada en común unos con otros?  ¿Tantos siglos de convivencia no nos han enseñado nada?

Tantas preguntas sin respuesta me asustan mi querido Magón. Parece como si nuestro gran Moloch Baal, nos hubiera abandonado a nuestra suerte. La envidia, el rencor y el resentimiento estrangulan a nuestra tierra. Incluso cuando el Terror y el Caos nos atacan, parece que nunca nos ponemos de acuerdo.

Mi corazón llora amargamente por nuestra infeliz Cartago, mi querido hermano. Tal vez, algún día los dioses iluminen a nuestro Consejo de Ancianos y tenga la ocurrencia de dotarnos de una nueva Ley de Educación donde la cultura y el saber desbanquen a la política de nuestras escuelas, donde independientemente de donde vivas tengas unos estudios que te den oportunidades de mejorar como persona y  para el engrandecimiento de Cartago, no de la tribu que te vio nacer, sólo esto nos salvará de esta aguda crisis de valores ciudadanos y de saber, y  que hará que nuestros jóvenes se esfuercen en ser mejores.

Ruego a Moloch Baal que ilumine a nuestros políticos, y que les haga encontrar ese punto donde nadie pierde y todos ganamos. Ya que parece que de los griegos sólo hemos aprendido el griego y no el significado de Democracia.

Sigue vigilante Magón y escríbeme pronto, esperaré con impaciencia tus buenas nuevas.

Tu hermano,

Aníbal

FUERZAS ARMADAS, FUERZAS DESARMADAS

Salud Asdrúbal.

Sigo empanatado, esperando que por fin los Sufetes aprueben el presupuesto para mejorar nuestras Fuerzas Armadas, ya que el que tenemos es insuficiente y todo ello se va a ir en arreglar material con demasiados años, inservible y que no vale para las necesidades actuales que tenemos.

No sé que criterio siguen para efectuar el reclutamiento, las compras o todo lo que necesitamos. Además, nos quieren tener alejados de nuestro pueblo y que él sepa lo que realmente hacemos. Nos mandan a Oriente Medio, a Asia y a través de los siglos nos enviaron por doquier. Hay huesos de compatriotas enterrados en medio mundo, pero para ellos, nuestros políticos, los que quieren borrar nuestra historia de un plumazo no es politicamente correcto ocuparse de que estos huesos reciban adecuada sepultura y se les reconozca su sacrificio.

Por qué no hacer un gran Camposanto, a imagen del de allende de la Mar Océana, Arlington creo lo denominan, donde los huesos de tantos valientes reposaran de una vez en paz y en su país de nacimiento o de acogida. Dicen que no saben que hacer con el Valle de los Caídos, por qué no hacer un Monumento a la Reconciliación Nacional, han pasado muchos años de nuestra horrible Guerra Civil, donde todos perdimos y nadie ganó, y realizar un lugar de enterramiento para todos los Caídos y  Hombres Ilustres de nuestra Patria, donde todos tendrían cabida, dejando rencores aparte, pues el odio, la envidia y el rencor no nos dejan avanzar.

Mi querido hermano esto son desvarios de una persona que todavía confia en que aparezca algún nuevo Gobierno que ponga el interés del Reino por encima de los intereses partidistas.

Mientras tanto nuestros soldados se desangran en guerra contra el terrorismo, pero no comprendida y entendida por la gente, por no explicada por nuestros políticos. En otras naciones, por ejemplo los bárbaros britanos, dejan que periodistas sigan las operaciones militares. Dejan que los soldados  y sus familias hablen con la prensa, les invitan a ese invento, televisión creo que lo denominan, a contar sus experiencias, no los escoden, sino que se siente orgullosos de su sacrifico.

Otras naciones les dan el mejor material para cumplir con su cometido, con una programación de compras, aquí sólo parcheamos y se adquieren materiales diversos, que son todo un quebradero cabeza para la logista o se guardan acuartelados para sacarlos en desfiles. Será que no es politicamente correcto llevarlos a donde nuestro soldados los necesitan, nada más y nada menos que para utilizarlos y hacer el uso para el que están fabricados.

No hay una visión de futuro, nuestros barcos son de los más moderno fabricado pero incompetitivos porque otros países quieren saber si valen para lo que realmente se construyeron. Mientras el gasto político sigue subiendo por no afrontar y enfrentarse a lo que nuestra pequeña nación necesita.

La sangre derramada de tantos buenos hombres, soldados, policías, políticos, empresarios y gente normal, por terroristas interiores y exteriores exije que dejen de ser politicamente correctos y digan las cosas tal como son.

En fin Asdrúbal, son palabras de este esperanzado carataginés, sigue intentado que los Sufetes tomen las acciones necesarias para modernizar a nuestro ejército, más vale poco y excelente que mucho y malo, como por ejemplo a esos todoterrenos que desgraciadamente les pusiero mi nombre.

Tu hermano

Aníbal.