PREPARANDO LA BATALLA

Salud Asdrúbal,

Querido hermano, después de las celebraciones de la cosecha preparo mis ejércitos para atacar nuevamente a Roma. No me faltan voluntarios para la campaña de otoño que se avecina. Hombres de todas las tribus de la Campania, la Galia y los hispanos de refuerzo que me has enviado. También libios y mauri, aunque con estas dos últimas tribus los galos y los hispanos están a la greña y se ha unido contra ellos, han creado serios problemas en el campamento y he debido tomar medidas disciplinarias para acallar las voces discordantes.

Lo ocurrido en mi campamento me llevado a reflexionar sobre las diferencias entre las tribus, incluso cuando todas ellas se mueven por el odio a Roma, no dejan de enfrascarse en peleas entre ellos, inconcebible. Los galos relativamente no tienen problemas entre las diferentes tribus que viven en la Galia, es más no les importa incluso que los llame galos a todos, sin diferenciarlos por su tribu. Los hispanos son otro cantar, llevan su tribu metida en los más profundo de su ser e incluso se molestan si les denomino hispanos.

Yo soy layetano (o carpetano,  o turdetano, o vetón) – es lo primero que me dicen – no soy hispano – siguen.

Menos mal que Magón sabe diferenciarlos y me evita los problemas, diciéndome de que tribu es cada uno, pero me queda la duda, ¿cómo se comportarán en la batalla como siempre? ¿será su odio a Roma mayor que el que hay entre ellos?  El tiempo y el oro nos lo dirá. Ya ves hermano mío, que a veces los hombres discutimos por necedades tales como el lugar o la tribu de nacimiento, esto es el árbol que nos impide ver el bosque.

Retomando mi relato sobre los preparativos del ejército, es necesario que me envíes más pertrechos, necesito hombres y dinero, dinero y dinero. Este ejército de mercenarios no se mueve sin oro, sobre todo los hispanos, perdona hermano, corrijo, las tribus de Hispania o mejor dicho sus dirigentes, tú lo sabes mejor que yo, ya te toca crear las alianzas con ellos.

Pecunia nervus belli como dicen nuestros enemigos los romanos, “el dinero es el nervio de la guerra” aunque yo añadiría de “la política también” ya que estos dirigentes de la diferentes tribus que viven en Hispania sólo se mueven por dinero, siempre quieren más y más.

Querido hermano, haz lo que tengas que hacer para recaudar lo necesario y poder pagar a estos “buitres”, y así poder conseguir que me envíes más refuerzos, la campaña contra Roma será dura y necesitaré todos hombres que me proporciones y debo reconocer que no hay guerreros como los hispanos, duros e infatigables, aunque se pelean entre ellos por nimiedades, son fuertes y luchan como leones.  Su devotio  hacia mí, me ha costado conseguirla a base de oro, les hace que siempre los coloque en las zonas más duras de las batallas. Los romanos ya han probado sus falcatas, sus hondas y sus soliferrum. Parece que sólo se unen ante una buena batalla.

La campaña otoñal se aproxima y ruego a los dioses que me sea favorable, antes de que lleguen las nieves. Nuestra Cartago desaparecerá el día que seamos derrotados, una sola derrota será el fin.

Tu deber es proteger nuestra retaguardia en Hispania e impedir a los romanos que se fortifiquen allí. Halaga a nuestros aliados y llénalos de oro. Los dioses y yo sabemos que cumplirás con tu deber como buen cartaginés.

Que los dioses te sean propicios y te ayuden, tu hermano que te quiere.

Aníbal.

 

 

 

Un comentario en “PREPARANDO LA BATALLA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s